¡Liberación inmediata!

El 16 de noviembre de 2019 Peter Krauth fue detenido en el aeropuerto de El Vigía, cumpliendo una orden de captura de Interpol del 16 de agosto 2019, por una acusación de la fiscalía general de Alemania de haber conspirado para causar la explosión del sitio de construcción de una cárcel para migrantes, atentado que fue frustrado por la policía.

Peter tiene un documento provisorio de identificación, expedido por las autoridades venezolanas de la Comisión Nacional para los Refugiados, CONARE. El y sus dos compañeros de la misma causa, Thomas Walter y Bernhard Heidbreder, tienen tres años esperando su reconocimiento como refugiados políticos de parte de CONARE.

BallonPeter sigue detenido en las instalaciones de Interpol en Caracas, esperando una decisión de la sala de casación penal del TSJ. Sus condiciones de detención no corresponden con los requerimientos definidos en el Articulo 10 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas.

La situación de Peter es completamente irregular y contradictoria. No es aceptable que la Justicia venezolana ejecute una orden de captura de Interpol, cuando ya ha determinado que una extradición en esta causa no es procedente. Está en los estatutos de Interpol que los Estados miembros pueden determinar si aceptan o no un «código rojo» en su propio territorio. Por lo tanto, nadie obliga al Estado venezolano de ejecutar esta solicitud de Interpol. Menos aceptable aun es que el Estado venezolano por un lado les ofrezca protección como solicitantes de refugio a través de la Conare, y por el otro lado les encarcele a solicitud de aquellos de los cuales les está protegiendo. La orden contra los tres debe ser retirada.

Tampoco es aceptable que Peter esté encarcelado mientras que se espere una decisión por parte del TSJ. A principios de diciembre, el abogado de Peter ha introducido una solicitud con fin de reemplazar la detención por medidas cautelares, pero en vez de responder a esa solicitud, la sala correspondiente ha entrado en receso. Exigimos la liberación inmediata de Peter. Nada justifica su detención.

Una visita en el calabozo

Mérida, 25 de diciembre del 2019

Los 24 y 31 de diciembre, se les permite a los detenidos de Interpol una visita de una hora, en vez de los 15 a 20 minutos que usualmente pueden recibir cada semana.

Para visitar a Peter Krauth, hemos recorrido los 655 km entre Mérida y Caracas en doce horas en un taxi privado. Interpol Caracasse ubica en el edificio del cuerpo policial CICPC en la Avenida Este 6, en los alrededores del Parque Carabobo.

Interpol Caracas Al llegar a las 8 de la mañana, nos encontramos con aproximadamente 50 personas frente al edificio, haciendo cola para visitar a los detenidos de varios departamentos del CICPC. A partir de las 9 permiten a los primeros visitantes entrar al edificio. Resulta que no pertenecemos a este grupo y que nos toca formar una cola aparte para la visita de los detenidos de Interpol. Entretanto, hay alrededor de 30 personas esperando en una tercera cola a nuestro lado.

Muchos de ellos se ponen faldas blancas encima de los vaqueros y luego se quitan los pantalones, se cambian franelas coloridas por blancas. Se prescribe vestimenta blanca para distinguir visualmente a los visitantes de los detenidos. Trajimos un pantalón deportivo azul para Peter, porque los detenidos masculinos de Interpol tienen que vestirse de azul. Nuestra pequeña cola Interpol se vuelve más larga: llegaron tres personas más. A las 9:15 nos dejan entrar al edificio.

Nos identificamos y mostramos lo que trajimos (libros, medicinas, dulces navideños, hojillas y crema para afeitar y saludos en cartas postales de amig@s y camaradas alemanes y españoles). Se examinan todas las cosas con curioso interés, se abren cajitas y sobres, sin embrago no nos permiten que los entreguemos personalmente al detenido. Así que no sabemos, dónde quedarán a parar las galletas, hechas por nosotr@s mism@s en casa.

Seguidamente, nos llevan a un corredor espaciado y mal alumbrado y allá nos indican sentarnos en unas sillas. A la izquierda y derecha hay corredores más angostos y habitaciones. Una empleada de Interpol empuja sillas, formando dos largas filas, una enfrente de la otra. En un principio no entendemos el propósito de eso. Sospechamos que acá nos toca esperar de nuevo para llevarnos luego a una habitación de visitas.

Varias personas toman asiento del lado nuestro. Al ver a un hombre vestido de azul se me impone la imagen de vestimenta de reclusos y así es, la persona toma asiento en frente de la fila de sillas y sus parientes lo saludan.

Todavía pasan varios minutos hasta que descubrimos a Peter, abriéndose camino en medio de los empleados de Interpol, subiendo por la escalera hacia nuestro encuentro. En ambos lados hay funcionari@s de Interpol detrás de nosotros, formando filas para vigilar las visitas.

Una hora pasa volando. Peter nos habla de la rutina cotidiana, nos describe sus condiciones de arresto. Un detenido fue trasladado, otro fue extraditado, ahora viven diez hombres en un espacio de 20 metros cuadrados. El piso está cubierto de colchones que permanecen allá durante todo el día. La libertad de movimiento de cada uno se limita a su propio colchón, no hay otros caminos para caminar sin pisar el colchón de otro recluso.

En la mañana, se prende la luz a las cinco y media. Él que tenga café o té, se lo prepara utilizando el microondas. Amig@s o parientes tienen que llevar al calabozo hasta el agua potable. Él que no recibe sus provisiones desde afuera, depende de la solidaridad de los otros detenidos, o pasa hambre y sed.

A cambio de dinero es posible obtener privilegios. Les reos que sobornan a los empleados de Interpol tienen cama, fuman en el corredor, tienen más libertad para moverse,…

Peter es uno más de los detenidos normales. A partir de las 6:00 los acompañan al baño en grupos de a dos. A la vez, es la única posibilidad para caminar un poco y estirar las piernas. Visitas al baño adicionales valen plata. Una botella para los meados sirve para orinar durante el día en la habitación de detención común.

No es fácil pasar el día. Leer resulta casi imposible por la mala iluminación. La habitación de los detenidos no tiene ventanas y la iluminación es igual de carente como en el corredor, donde estamos sentados frente a frente, intentando comunicarnos en medio del vocerío de los demás visitantes.

Entretanto, se ha conseguido un televisor para la habitación de los reos. Hasta apróximadamente las dos de la madrugada retumba la bulla de las películas de acción. Solamente hay silencio entre las dos y las cinco y media. Demasiado poco tiempo para descansar de la convivencia en comunidad obligada y hacinamiento, para tener algo como privacidad en la oscuridad.

Después de un poco menos de una hora, la visita es interrumpida. El último abrazo a la carrera y luego llevan a los detenidos hacia otra parte del edificio que no es visible para nosotros. Nosotros emprendemos nuestro viaje de regreso de doce horas a Mérida, donde Peter ha vivido, donde sus amig@s están esperando el reporte de esta visita.

Para personas de Mérida resulta prácticamente imposible hacer las visitas ya que éstas se realizan solamente los sábados durante 15 a 25 minutos. Se necesita mucho dinero para viajar a Caracas. O se contratan taxis privados por un precio de alrededor de 450 dólares, o se viaja en avión, si uno tiene la suerte de conseguir un boleto para el único vuelo nacional que sale cada día, o a lo mejor se viaja con uno de los buses nocturnos que aún circulan, lo que incluye el peligro de asalto y robo. Por eso, Peter casi no recibe visita de personas cercanas y de su confianza.

Por suerte, hay un familiar de su novia en Caracas que se encarga de suministrarlo con víveres y hace las visitas de los sábados para organizar lo más básico. También su abogado, Dr. Gennys Pérez, visita a Peter todos los miércoles en horario especial para abogad@s.

Mucha fuerza para Peter!

18.12.2019 Protesta en el consulado venezolano de Frankfurt

Esta mañana, una delegación de anitiimperialistas internacionalistas visitó el consulado de Venezuela en Frankfurt, Alemania, para protestar contra la detención de Peter Krauth. Exigimos su liberación inmediata y la concesión del refugio político para él y sus dos compañeros de causa.

HändeAl cónsul general, Jimmy Chediak, le entregamos peticiones de la izquierda, con la solicitud de hacerlas llegar a manos de las instituciones competentes a través de los canales diplomáticos.

Nos hizo entender que apoyaba nuestra solicitud, y que iba informar directamente al ministro de exterior.

 

Pakito arriaran.org 14.12.19

La Coordinadora Simón Bolívar, hace un llamado al Presidente Nicolas Maduro
Peter Krauth
Coordinadora Simón Bolívar
Peter Krauth
Rechazamos la detención del camarada y amigo Peter Krauth de nacionalidad alemana.

1. Hechos recientes

El 16 de noviembre de 2019, Peter Krauth fue detenido en el aeropuerto de El Vigía, Edo. Mérida. Estaba en camino a Caracas, donde iba a buscar unos amigos visitantes, procedentes de Alemania.

Peter Krauth tiene un documento provisorio de identificación, expedido por las autoridades venezolanas de la Comisión Nacional para los Refugiados, CONARE. El y sus dos compañeros, Bernhard Heidbreder y Thomas Walter, tienen tres años esperando una decisión favorable de parte de la CONARE en lo que concierne su reconocimiento como refugiados políticos.

Este documento provisorio, aparte de ser documento de identidad, tiene la función de brindar al portador protección y libertad de movimiento dentro de Venezuela, y requiere ser renovado cada tres meses. Debido a retrasos burocráticos, el proceso de renovación del documento a veces se extiende más allá de su fecha de vencimiento, lo que puede traer inconvenientes temporales para el portador. Cuando el personal de seguridad del aeropuerto de El Vigía revisó el documento de Krauth, al parecer desconocido para ellos hasta este momento, el sistema computarizado arrojó la orden de captura de parte de Interpol, por lo que fue detenido en seguida.

Desde el 16 de noviembre, Peter permanecía recluido en la oficina de la Interpol en el aeropuerto. El 20 de noviembre, la Juez de Control No.3 de El Vigía, Dra. Belkis Verdi, ratificó la detención y ordenó el traslado de Peter a Caracas para que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) conociera la causa. El día sábado, 23 de noviembre, fue trasladado a la ciudad de Caracas en un vehículo de la Interpol y desde entonces, se encuentra recluído en el edificio de la Interpol allá.

Al TSJ le corresponde examinar, si la detención de Peter Krauth ha sido legal y justificada.

Además, el caso de Peter es el mismo que el de Bernhard Heidbreder, donde ya existe una sentencia del TSJ (Sala de Casación Penal, Fallo Nr. 655 del 23/10/2015) que determina que la extradición no es procedente. Por ende, la detención de Peter contradice la mencionada sentencia.

Estamos sumamente preocupados por lo ocurrido con nuestro amigo y compañero Peter, ya que sería absolutamente injustificado estar preso durante semanas o meses en un caso que ya está resuelto y tiene sentencia firme de parte del TSJ.

Se requiere de un esfuerzo común para sacar a Peter de la cárcel. Por favor difundan esta información y ayúdennos con donaciones para costear los gastos jurídicos. Les mantendremos al tanto: L@s amig@s y compañer@s de Peter Krauth

2. Contexto jurídico-histórico de la detención de Peter Krauth

Después de 24 largos años, todavía pesa sobre tres personas de la izquierda autónoma Berlinesa – Peter Krauth, Bernhard Heidbreder y Thomas Walter, una orden de captura de la Interpol por la „concertación para un atentado con explosivos“ que nunca se llevó a cabo. En octubre de 2016, la Corte Constitucional de Alemania se negó a admitir siquiera una queja constitucional en contra de un párrafo en el código penal alemán, que fija un lapso de tiempo de prescripción absurdamente largo.
Bernhard Heidbreder, uno de los buscados, fue arrestado en julio de 2014 en Mérida,Venezuela. La fiscalía alemana solicitó su extradición. Esta fue denegada por parte de las autoridades venezolanas a raíz de la sentencia del TSJ arriba mencionada, y después de dos años en la carcel, Bernhard fue puesto en libertad.

A Peter, Bernhard y Thomas se les acusa haber pertenecido a un grupo militante de nombre „El K.O.M.I.T.E.E.“ En octubre de 1994, el K.O.M.I.T.E.E. incendió un edificio del Comando de Defensa Regional del ejército alemán en Bad Freienwalde, para expresar su protesta en contra del apoyo que las Fuerzas Armadas alemanas brindaron a Turquía en su guerra contra el PKK y la población kurda. Hubo un daño material considerable, más no hubo lesionados.

El 11. de abril de 1995 el K.O.M.I.T.E.E. se propuso demoler la carcel de expulsión en Grünau, que se encontraba en remodelación. Pero la policía los sorprendió durante las preparaciones y el plan se abortó. A los pocos meses, el grupo dió a conocer, mediante comunicado escrito, su auto-disolución. Desde entonces, Peter, Bernhard y Thomas se habían dado a la fuga, siendo buscados por orden de captura internacional. Mientras tanto ,han pasado 24 años. El ataque incendiario, la „membresía en una organización terrorista“ y las preparaciones para demoler la carcel de expulsion, ya han prescrito según la ley. Sólo el párrafo 30, apartado 2, la „concertación para un atentado con explosivos“, prescribe después de 40 años y le da el piso legal a la fiscalía alemana de seguir persiguiendo a los tres hombres. Con ello, se le castiga a la mera „concertación“ más que a la propia preparación de hecho, de un atentado con explosivos.

El 8. de marzo de 2017, Peter y Thomas solicitaron refugio político ante la Comisión Nacional de Refugiados (CONARE) de la República Bolivariana de Venezuela y desde entonces están esperando una decisión. Bernhard ya había solicitado refugio político después de su liberación en julio del 2016.

Las abogadas y abogados alemanes de los perseguidos han introducido una queja en contra de la orden de captura, que no ha sido levantada, ni siquiera después del fallo del TSJ que determinó que la extradición no es procedente.

Exigimos la anulación de la orden de captura contra Peter, Bernhard y Thomas!

Solo la lucha nos hará libres ! ! !
En Bolívar nos Encontramos todos ! ! !

Aporrea 11.12.19

Comunicado en rechazo de la detención de Peter Krauth

Por: Abajo firmantes | Domingo, 08/12/2019 08:12 AM | Versión para imprimir
El 16 de noviembre de 2019, Peter Krauth fue detenido en el aeropuerto de El Vigía, Edo. Mérida. Estaba en camino a Caracas, donde iba a buscar unos amigos visitantes, procedentes de Alemania.

A Peter Krauth, Bernhard Heidbreder y Thomas Walter se les acusa por parte de la fiscalía alemana haber pertenecido al grupo «Das K.O.M.I.T.E.E.», disuelto hace más de dos décadas.

El grupo militante «Das K.O.M.I.T.E.E.» apareció en dos ocasiones, a finales de 1994 y en la primavera de 1995. En octubre de 1994, el grupo incendió un edificio de un Comando de Defensa Regional del ejército alemán para exponer y denunciar la cooperación de las Fuerzas Armadas alemanas con los militares turcos en la guerra que libraba Turquía contra la población kurda. La segunda acción de abril 1995, fracasó. «El K.O.M.I.T.E.E.» intentó destruir la carcel de expulsión para refugiados en Grünau, que se encontraba en remodelación. La acción no llegó más allá de la fase de hacer preparativos, y no se llevó a cabo. Después del fracaso, Peter, Bernhard y Thomas aparecieron en una lista de personas buscadas y se dieron a la fuga.

En ambas acciones del grupo militante, ninguna persona fue lesionada.

Bernhard, Peter y Thomas solicitaron refugio político en Venezuela en 2016 y 2017, respectivamente.

Peter Krauth tiene un documento provisorio de identificación, expedido por las autoridades venezolanas de la Comisión Nacional para los Refugiados, CONARE. El y sus dos compañeros, Thomas Walter y Bernhard Heidbreder, tienen dos años y medio, y tres años y medio respectivamente, esperando una decisión favorable de parte de la CONARE en lo que concierne su reconocimiento como refugiados políticos.

Este documento provisional les garantiza protección y la libertad de movimiento dentro de Venezuela.

Cuando la policía del aeropuerto de El Vigía revisó el documento de Peter, al parecer desconocido para ellos, el sistema computarizado arrojó la orden de captura de Interpol (renovada por la fiscalía alemana el 16.08.2019!), por lo que fue detenido en seguida.

Desde el 16 de noviembre, Peter permanecía recluido en la oficina de la Interpol en el aeropuerto. Todavía econtrándose en El Vigía, fue presentado a un Juez de Control quien ratificó la detención y ordenó su traslado a Caracas, para que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) conociera la causa y determinara, si la detención era justificada. El día sábado, 23 de noviembre, Peter fue trasladado a la ciudad de Caracas donde permanece recluído en instalaciones de la Interpol y todavá no ha sido presentado ante el TSJ.

El caso de Peter Kauth es el mismo que el de Bernhard Heidbreder, en donde el TSJ ya emitió un fallo que determina que la extradición a Alemania no es procedente (Sala de Casación Penal, Fallo Nr. 655 del 23/10/2015). El TSJ constató, que las acciones que se le imputan a Bernhard, entre las que figura la conspiración, en 1995, para detonar un edificio vacío que estaba previsto para ser remodelado y servir como cárcel de expulsión, ya habían prescritas hace tiempo, según las leyes venezolanas. La reciente detención de Peter Krauth ha sido impulsada por la fiscalía alemana a sabiendas, que en el caso idéntico de Bernhard Heidbreder, Venezuela rechazó, mediante sentencia firme del TSJ, la extradición y, por ende se supone procederá de forma igual en el caso de Peter.

Es la obligación de la fiscalía alemana de suspender la orden de captura internacional para Venezuela, ya que la solicitud de extradición no puede proceder; se denegará la extradición. Dadas estas circunstancias, el hecho de impulsar este procedimiento es un abuso, cuanto más que implica detención y reclusión. El que la fiscalía alemana haya insistido en mantener y renovar la orden de captura internacional, que ha llevado a la detención de Peter, equivale, indirectamente, a una privación ilegal de libertad.

Esperemos que el TSJ se pronuncie, cuanto antes, si la detención de Peter ha sido justificada, o no.

Se requiere de un esfuerzo mancomunado para sacar a Peter de la cárcel. Por favor difundan esta información.

Libertad para Peter Krauth! Exigimos la anulación de la orden de captura contra Peter, Bernhard y Thomas!

Suscribimos: Amig@s y compañer@s en solidaridad con Peter, Bernhard y Thomas

Breve trasfondo histórico: El K.O.M.I.T.E.E.

El K.O.M.I.T.E.E.: Parte de la Izquierda alemana militante en los años 94/95

El K.O.M.I.T.E.E. era un grupo militante de la izquierda Berlinesa en los años 1994/95. El grupo se pronunció por primera vez el 27 de octubre de 1994, después de haber incendiado un edificio del Comando de Defensa Regional Número 852 del ejército alemán en Bad Freienwalde, Estado federal de Brandenburgo. En su declaración, el grupo explicó que agredieron a instalaciones de las Fuerzas Armadas alemanas por su apoyo masivo a la guerra de Turquía contra el PKK y contra la población kurda. El K.O.M.I.T.E.E. constató, que Alemania „era participante de guerra en el genocidio cometido en Kurdistán en los niveles militar, económico y político“, y que podía afirmarse sin exageración, „que Alemania hoy tiene el mismo significado para Turquía que los EE.UU. en su época para Vietnam y América Central.“ Al mismo tiempo, el K.O.M.I.T.E.E. criticaba el bajo perfíl de solidaridad que mantenía la izquierda alemana respecto a la lucha de liberación kurda, y caracterizaba su atentado en contra de una instalación de las FF.AA. alemanas como una acción simbólica, con el objetivo de „ponernos en relación, como izquierda alemana, con la lucha de liberación del pueblo kurdo“.

El intento de atentado contra la futura cárcel de expulsión de extranjeros en Grünau, el 11 de Abril de 1995, constituía una ampliación de esta temática. Por un lado apuntaba nuevamente a la política alemana respecto a Kurdistán, porque los kurdos en Alemania, especialmente los políticamente activos, estaban expuestos a la intimidación y aterrorización permanente por parte de las autoridades alemanas, lo que solía culminar en su arresto y expulsión. Además, la política alemana de aislamiento y expulsión dirigida en contra de refugiados de todas partes del mundo, se había convertido, desde hace años y con toda razón, en el blanco de ataque por parte de diferentes agrupaciones políticas, desde asociaciones eclesiásticas hasta grupos armados. El K.O.M.I.T.E.E. esta vez no se quería conformar con una acción netamente simbólica. Se trataba de infringirle a la estructura carcelaria, que se encontraba en proceso de remodelación, un daño tan contundente, que se habría retrasado su terminación por un tiempo considerable.

Sin embargo, la acción no pudo llevarse a cabo. En la madrugada del 11.04.1995, una patrulla policial descubrió en un estacionamiento de la calle Rabindranath-Tagore en Grünau dos vehículos sospechosos, que parecían haber sido abandonados. Se trataba de un automóvil y una furgoneta. La policía encontró, según sus propias declaraciones, las siguientes cosas dentro de los vehículos: Una bomba de fabricación casera de 120 kilos de explosivos, lista para ser usada, unos avisos de peligro en los que „El K.O.M.I.T.E.E.“ anunciaba la inminente detonación de la cárcel en el sitio de construcción, documentos de identidad personales, y placas. A raíz de los documentos encontrados se inició la búsqueda de cuatro personas: Bernhard, Thomas y Peter, y la hermana de este último, a quién perteneció el automóvil y quien, después de haberse entregado a las autoridades acompañada por su abogada, y haber permanecido un breve tiempo bajo reclusión, fue puesta en libertad. Los otros tres buscados se encontraban desaparecidos desde aquel día 11.04.1995.

Después del fracaso del atentado planificado contra la carcel de Grünau, el K.O.M.I.T.E.E. sólo se pronunció cinco meses más tarde, el 06.09.1995, mediante una declaración escrita. Hicieron un balance cuya consecuencia era la auto-disolución del grupo. El K.O.M.I.T.E.E. justificó la decisión por los errores cometidos, que habían conducido a la persecución de cuatro personas. Sin embargo, siguió defendiendo su concepto según el cual las acciones militantes son parte necesaria de una política de izquierda, y que la existencia continua de grupos militantes puede definir puntos de orientación para la izquierda. El K.O.M.I.T.E.E. se había percibido en este mismo sentido, pero dijo no haber cumplido con el alto grado de responsabilidad que esto implica.

Declaración de autodisolución de «El K.O.M.I.T.E.E.»

Después del fracaso del ataque contra la construcción de la carcel de extradicción en Grünau, no era para nada seguro que alguna vez ibamos volver a tomar la palabra. Había muchos argumentos en contra, en vista de que personas concretas estaban acusadas, y no era claro si la BAW (fiscalía general) iba involucrar a otras más. Creímos prudente aguantarnos con una declaración sobre los sucesos, más cuando no sabíamos qué actitud iban a tomar los implicados frente a la situación. Hemos decidido ahora de no esperar más, ya que el silencio alrededor de nuestra acción tiene que ser roto para controlar el daño político. No daremos explicaciones concretos sobre lo que pasó aquella noche, ya que se lo dejaremos a los implicados de pronunciarse al respecto si así lo quieran hacer. Pensamos que no es necesario que todos conozcan cada detalle para poder formarse una opinión sobre la acción y nuestros motivos políticos y para adoptar una actitud solidaria hacia los acusados.
Además y como consecuencia de nuestro fracaso pondremos fin a nuestro proyecto “El K.O.M.I.T.E.E. “ Hacer pública esta decisión se deduce del carácter de nuestro proyecto y de nuestra responsabilidad hacia la política de la izquierda radical. Al comienzo del texto explicaremos nuestros motivos de arrancar con nuestro proyecto de orientación de ataques militantes y hacemos un resumen de nuestra política.

Nuestro proyecto: El K.O.M.I.T.E.E.
Desde finales de los años 80 y más todavía en los 90 se puede observar a una izquierda radical que ha venido perdiendo de año en año su fuerza política e influencia en la sociedad, y que ha venido alejándose cada vez más en teoría y práctica de los postulados radicales. Mientras había una fuerza colectiva incluso en lo práctico, no lo consideramos necesario de aparecer siempre bajo el mismo nombre.
Pero cuando debido a la retirada paulatina de la izquierda se rompió la continuidad de la discusión política y los fundamentos del accionar, que hasta entonces habían sido elaborados colectivamente, empezaron a disolverse, tomamos la determinación de colocarnos como grupo en un contexto de una política contínua que podrá ser seguida públicamente.
Partimos de que los aportes y artículos de los grupos cuyos nombre se refiere a una determinada práctica y orientación política serían leídos, seguidos y discutidos por la izquierda con más atención que las publicaciones de grupos sin aparente continuidad. Así esperamos tener con el tiempo una influencia positiva en la izquierda y poder colocar puntos de orientación.
Estabamos conscientes que semejante posicionamiento requería un alto grado de responsabilidad y precisión. Desacertados en la discusión política o la reproducción de posiciones equivocadas hubieran recaídos no solo sobre nosotros, sino sobre la izquierda en general, ya que aspiramos dar una orientación.

Kaligari

¿Porqué una política militante?
Frente al nivel de discusión de la izquierda radical y su frecuente silencio y no actuación, se requiere de una explicación porque en tiempos de tan poco movimiento nos hemos decidido a favor de una política militante. Muchas veces se ha escuchado el argumento de que después del declive del movimiento revolucionario no tendría sentido de simplemente continuar, desconociendo que en las pasadas décadas la política siempre ha tenido una posición marginal dentro de la sociedad y nunca ha presentado una estrategia realista para revolución. Una práctica militante consecuente podría ser una de las palancas para romper el círculo vicioso de la izquierda, que consiste en la pérdida de crédibilidad hacia fuera y desesperación y sumisión hacia dentro. Una crítica radical de la práctica gobernante de opresión y explotación, que no busque, aplique e invente todos los medios de resistencia a su alcance, temprano o tarde tendrá que perder la fé en si mismo. Para seguir con nuestro ejemplo: Una izquierda que dice acertadamente que la construcción y el uso de cárceles dedicadas a la expulsión de migrantes es un crimen, pero que toma en cuenta seriamente todas las posibilidades para impedir su construcción, tiene en buena medida culpa de su falta de perspectiva porque ya ha sufrida la derrota en su propia cabeza. Nuestro método, de haber tenido éxito, no hubiera sido el único y quizás ni siquiera el mejor, pero mil veces mejor que el lamento sobre la inviabilidad de las políticas de izquierda dentro de una sociedad que está moviéndose hacia la derecha.
Pensamos que la izquierda no podrá generar perspectivas y estrategias desde su impotencia y su pérdida de opciones de acción, pero que podría fortalecerse cuando aun en malos tiempos hubiera superado el antagonismo habitual entre pensar y actuar. Con nuestro nombre y nuestra práctica, queríamos hacer propaganda a favor de las posibilidades de la intervención y el ataque directo, posibilidades al alcance de todas y todos que que no quieren resignarse frente a la injusticia y la opresión.
Aunque no estamos diciendo dentro del contexto social actual la política militante sea el único camino, sí pensamos que sería un error parar toda la práctica mientras estemos buscando la estrategia acertada. Más bien la evolución sólo será posible dentro del marco de un proceso práctico de reflexión y acción. Learning by doing (aprender actuando). Y si algún día las condiciones de anclar en la sociedad masivamente una crítica fundamental del sistema, será bastante importante poder referirse a una historia donde aun en tiempos de la adaptación generalizada a la corriente dominante, no hemos entregado nuestras posiciones fundamentales.
Al fin y al cabo, evidentemente la política radical tiene para nosotros también un aspecto moral – aunque no podamos presentar el camino definitivo, no podemos resignarnos con sólo observar y ponernos al abrigo.

Nuestra práctica
No era nuestra intención limitar nuestros contenidos a un solo tema. Estabamos pensando en acciones dentro de contextos variados como la organización fascista, el rollback sexista y la desconstrucción de la asistencia social.
Decidimos empezar nuestro trabajo con énfasis en la lucha de liberación del pueblo kurdo. Nos parecía importante tomar una posición aquí, como grupo de la izquierda alemana. La falta de interés generalizado por parte de la izquierda revolucionaria en el tema, nos pareció una declaración de bancarrota. Frecuentemente se mencionó la crítica, muchas veces justificada , como excusa para no involucrarse, a las políticas de la PKK. Pero la crítica a la PKK no puede ser usada para justificar la falta de solidaridad. El involucramiento del Estado alemán como socio más importante de Turquía en el exterminio del pueblo kurdo, fue y es para nosotros la responsabilidad específica de la izquierda alemana para romper su propia letargía y tomar un posición ofensiva contra las intenciones de Alemania.
Alemania es parte en la guerra de exterminación en Kurdistan, militar, económica y políticamente, y sigue siendo el socio confiable del ejército turco como extensión de la lucha contrainsurgente contra la resistencia kurda en Europa.
Nada ha cambiado allí.
A través de una serie de ataques contra instituciones implicadas en Alemania, queríamos dar un impulso temático en la izquierda.

Deutscher Panzer in Kurdistan

El primer golpe: La Bundeswehr en Bad Freienwalde
Como primer objeto de nuestra campaña, destruimos con un dispositivo incendiario un edificio del Comando de Circuito de Defensa N°852 en Bad Freienwalde, Distrito Märkisch Oberland, el 27 de octubre 1994. Entonces habíamos escrito: “Escogimos como objetivo una instalación de la Bundeswehr por su cooperación y apoyo activo de las fuerzas de ‘seguridad’ turcas, también en representación de la política interior y exterior de Alemania en el contexto de la lucha de liberación kurda.”
En nuestra declaración describimos ampliamente la colaboración del estado alemán con el régimen turco. Que baste aquí con la referencia a aquel texto. También mencionamos entonces la criminalización de los kurdos en Alemania como parte esencial de esa cooperación.
Potencialmente, el ataque hubiera podido ayudar a que el Bundeswehr fuera más objeto de la atención. No era difícil prever entonces la dirección que iba tomar la política exterior alemana. A más tardar a partir del primer compromiso bélico alemán en los Balcanes, había que dedicarle más interés al ejército alemán.
Aunque nuestro primer ataque fue una acción más bien simbólica, en el contexto de la solidaridad con la lucha de liberación kurda y la campaña de difamación contra la PKK obtuvo una resonancia considerable en la prensa. De tal forma que uno de nuestros objetivos que era relacionarse como izquierda alemana con la resistencia kurda tuvo una amplia divulgación.

Camino al segundo golpe
El Estado alemán sigue cumpliendo su tarea de criminalizar y quebrar la resistencia kurda contra el genocidio en Kurdistán. Las extradiciones masivas son una garantía para la “paz interna” y forman el núcleo de la política migratoria imperialista.
La discusión cínica sobre el levantamiento de la suspensión de las expulsiones de los kurdos que vuelve sobre la mesa cíciclicamente cada par de semanas, al principio referiéndose solamente a los “delincuentes” que habían abusado de su estatus como huéspedes, pero rápidamente se convirtió en un asunto general aplicable para todos. Los que más se han destacado en la aplicación de esta linea han sido los ministros Kanther (gobierno federal), de Bavaria Beckstein (Bunzlauerstr. 23, 90473 Nürnberg), de Sajonia Eggert (actualmente removido) y Heckelmann de Berlín. Como espada de Democles, la deportación de los kurdos hacia la miseria, la tortura y la muerte deben garantizar aquí la calma de sepulcro necesaria para la realización de los intereses económicos y hegemoniales superiores del estado alemán.
Aparte de los kurdos, hay otros grupos de fugitivos afectados: recién empezó la deportación de desplazados y desertores de la antigua Yugoslavia. El acuerdo de deportación con Vietnam, es decir la “devolución” de los ciudadanos vietnamitas como condición previa para la ayuda económica, está lista para su firma. Se trata de organizar deportaciones a gran escala. Para eso se requieren capacidades suficientes en la prisión de extradición, ya que pocos quieren irse voluntariamente. Para tal fin, en Berlín se está remodelando la antigua cárcel de mujeres de la DDR. Con más de 400 puestos de reclusión, la capacidad de prisión de extradición en Berlín se duplicará así. Con la concentración de todo el procedimiento de extradición y gracias a la cercanía del aeropuerto de Schönefeld, se podrá organizar industrialmente la expulsión, significando ello una gran reducción de costos. Fue esta nueva cárcel de extradición que enfocamos como siguiente objetivo. Las capacidades de prisión de extradición existentes en la Krüppstrasse y los centros de reclusión policiales en la Gothaer Strasse y la Baimlerstrasse hace tiempo que no dan abasto. El hacinamiento y las condiciones inhumanas insostenibles habían causado en ocasiones revueltas de reos y protestas de grupos humanitarios. Estas protestas por lo general se limitaban a criticar situaciones irregulares en la prisión de extradición, más no criticaron la reclusión y la expulsión como tal. Como ejemplo se puede mencionar al diputado de Bündnis 90/ Die Grünen Albert Eckert, que en Octubre 94 opinaba que tan sólo se debería encarcelar a los extranjeros cuya extradición fuera inminente.
Como “solución temporal” 30 reos han sido trasladado a la antigua prisión militar estadounidense del cuartel “Mc. Nair” en Steglitz. Según informó la prensa finales de julio de 1994, también en el edificio de la policía en la Gallwitzalle en Lankwitz iban adecuarse celdas para 80 reos a corto plazo. No sabemos en qué eso ha quedado. Para confrontar las protestas públicas en el futuro, tal como se hizo con las prisiones de alta tecnología en Weiterstadt y Plötzensee, el Senado del Interior arengó con las múltiples ventajas de la cárcel de Grünau, como las capacidades suficientes, instalaciones de uso común, pequeñas unidades de reclusión, enfermería, instalaciones deportivas, traductores y trabajadores sociales, hasta un patio más espacioso para que “los reos de extradición puedan pasear un poco”, como dijo Norbert Schmidt, vocero del Senado del Interior.
Los fugitivos que serán deportados han de sentirse bien cómodos en las prisiones alemanas, antes de que los desertores de Yugoslavia tendrán que sacrificarse por la locura nacionalista los kurdos desaparecerán en los centros de tortura del servicio secreto turco MIT.
A la final, estas medidas solo tienen como finalidad el aumento de control impedir las revueltas y fugas, así como la racionalización de los procesos de extradición. Además, sirven para callar las protestas en contra de las condiciones insostenibles en las prisiones de extradición.
El objetivo no puede ser la humanización. Se trata de acabar con la práctica de la reclusión para la deportación como paso en el camino hacia el derecho general de permanencia para todos los fugitivos.
La destrucción de la cárcel de Grünau hubiera sido nuestro aporte para tal fin. Si la acción se hubiera ejecutado, el resultado habría sido más que simbólico. Habría significado un entorpecimiento real de las medidas de expulsión y frenado temporalmente la ampliación de la maquinaria.

Knast Grünau

Sobre la acción fallida de Grünau
Mucho de lo que la prensa ha escrito sobre los sucesos del 11.04 es cierto. En el estacionamiento de la Rabindranathstraße, la policía encontró los dos vehículos de hecho como resultado de una lamentable casualidad. Uno de los dos fue robado y contenía las cargas explosivas más otros dispositivos, como un extractor de cilindros que habíamos llevado para poder abrir puertas que por algún imprevisto estarían cerradas, mientras que en el otro había documentos y otros objetos personales. Una patrulla que pasaba por el bosque notó los carros estacionados y los examinó. Esta combinación de dos vehículos sin embargo, que hizo posible que la policía podría buscar a cuatro personas, no fue el resultado de alguna planificación, sino resultado de un accidente que nos nos llevó a perder de vista el posible involucramiento de otras personas. No ampliaremos más este punto, lo dejamos a las personas solicitadas de pronunciarse sobre este punto si así lo desean.
Es correcto que la finalidad era destruir la cárcel.
En la prensa se dijo que la prisión estaba muy bien vigilada. Eso no es correcto. En un edificio en una esquina del áreal se encontraba un vigilante. Pese a nuestras extensas observaciones, para las cuales hubo buenas posibilidades, nunca hemos visto un patrullaje dentro del perímetro. Días después de la fallida acción, una de las torres de vigilancia fue ocupada por uniformados, antes de la acción eso no fue así. Una vez superado el muro con la ayuda de una escalera, podíamos pasear por todo el areal y visitar a los edificios, no había puertas cerradas.
Para la explosión, se prepararon cuatro bombonas de gas con 30 kg cada una de una mezcla de chlorato de natrio con nevazúcar en una proporción de 80 : 20 con temporizadores. Queríamos depositar las bombonas en el sótano cerca de columnas principales. La idea era dañar la estática del edificio principal de tal forma que sería necesario derrumbar todo el edificio.
En la furgoneta Transit había carteles que advertían de la inminente explosión y estaban signados con el nombre del grupo. Habíamos planeado colocarlos en las diferentes puertas de entrada, para evitar que algún personal de vigilancia que estuviera caminando por el área entrara al edificio, aunque según nuestras observaciones eso no era de esperar.
Era imposible que otras personas corrieran peligro por el ataque.
Las noticias que dicen que en la furgoneta había bombas listas para su actuación con los temporizadores corriendo, y que habíamos paseado por la ciudad así, son ridículas.
También lo es la afirmación que nuestras bombas tuvieran ocho veces el poder destructivo de la bomba de Oklahoma (en Oklahoma en EEUU, en abril fue destruido un edificio adminstrativo que contenía una oficina de la CIA, pero también una guardería de niños, probablemente por fascistas). La intención es crear una asociación con los niños muertos de Oklahoma.
La bomba en EEUU contenía 95% de Nitrato de Ammonium (es un fertilizante) y 5% de gasolina o diesel, y constituía así explosivo de Ammonium “verdadero”, con un poder explosivo bastante mayor que una mezcla de Chlorato de Natrium.
Las notas de prensa no solo expresaban la falta de conocimiento y las fantasías de los periodistas amarrillistas, sino que son idénticas con los intereses de la policía de seguridad de estado, quienes quizás fueron los autores. El objetivo es generar una matriz hóstil, donde todo el mundo podría ser víctima de nuestra acción y todo es producto de mentes malvadas, para impedir una reflexión sobre el contexto político de nuestra acción e impedir una posible reacción solidaria.

Sobre nuestros errores
Para realizar la acción, habíamos fijado anteriormente un fecha, donde el cronograma y el plan de trabajo resultaba muy apretado. Entre más se acercaba el día de la acción, era más obvio que no habíamos planificado el espacio para resolver imprevistos y para poder tratar colectivamente las inquietudes personales. Caímos en una dinámica que no era nada nueva para nuestro grupo de varones; cada uno trabajaba concentrado en su propio área y se perdía la visión del conjunto.
Hay que nombrar como error fundamental que durante toda planificación se debe calcular el tiempo para hacer periódicamente un resumen colectivo. Un objetivo fijado o un cronograma nunca deben razón para sobrepasar las actuaciones individuales actuales.
Para la acción en Grünau habíamos preparado temporizadores idénticos a los del ataque al edificio del ejército en Bad Freienwalde, además de llevar carteles firmados con nuestro nombre. Así ya antes de la ejecución de una acción, habíamos establecido una relación con otra acción consumida.
Muchos se habrán preguntado el porqué de esta violación del abecedario militante. Esta fue la “cadena lógica” que nos llevó a ello: Desde antes de la acción de Grünau nos habíamos especializado en un tipo de temporizador que nos garantizaba su correcto funcionamiento. Para la acción de Grünau había la idea de construir un dispositivo alternativo, pero descartamos el trabajo adicional por los siguientes motivos:
Calculamos que si mucho nuestro descubrimiento y detención podría ocurrir dentro del perímetro rodeado de altos muros, donde un escape se haría bastante difícil – en una cárcel, pués. Como calculamos el posible castigo por la destrucción de la cárcel como muy alto, así que pensamos que la pasada acción de Bad Freienwalde no abultaría mucho la cuenta. Por eso usamos tranquilamente el mismo dispositivo que antes.
Y como según nuestra lógica la relación con Bad Freienwalde ya estaba establecida, no veíamos inconveniente de firmar con nuestro nombre.
Por un lado, pensamos que si los carteles llevaban nuestro nombre, serían tomados más en serio. Por el otro lado, nos interesaba que en caso del éxito de la acción, ya en las primeras notas de prensa hubiera la relación con nuestro primer ataque, y así se establecería el contexto político. Esa “cadena lógica” describe bien nuestra actitud de “todo o nada”. Como demostraría el transcurso de la noche y las demás averiguaciones policiales, a aquel razonamiento le falta profundidad. Aquellos que llegaron en mira policial consecuencia de nuestros errores, ahora están confrontados con la militancia en una organización terrorista. A la Fiscalía Federal le hubiera sido más difícil más sin los carteles y los temporizadores. Aun para nosotros este procedimiento representa un peligro. Cada acción debería ser planificada de tal manera que en el caso de una detención antes o durante la ejecución, no se puedan relacionar acciones anteriores.

Kurdistan

Resultado
Pese a los informes de prensa, de que Grünau se salvó por poquito de un atentado suicida, la acción que planeamos era realizable. Pero el hecho es que durante la planificación cometidos algunos errores graves. El error mayor ha sido el de no tomarse el tiempo necesario, de no haber desistido de la fecha avisada cuando era el momento, y no haber planificado previsto planes alternos para imprevistos ni el espacio necesario para su superación. La mayoría de los demás errores ha resultado de esta presión del tiempo y la incapacidad de discutir los problemas de una forma tan amplia y colectiva que permita encontrar la mejor solución para todos.
Tenemos que tomar consecuencias de estos errores. El hecho de haber usado a las personas que por nuestra culpa han caído en manos de la justicia no se elimina por nuestro lamento. Solo podemos intentar de limitar los daños dentro de nuestras posibilidades.
No hemos cumplido con nuestra responsabilidad que describimos al principio de este documento.
Nuestra intención de causar un efecto animador sobre la izquierda radical, se ha convertido en su contrario debido a nuestro fracaso y las carácterísticas de este fracaso.
Damos fin a nuestro trabajo político como “El K.O.M.I.T.E.E. “. Esta decisión la hemos tomado como consecuencia de todos nuestros errores.
Seguir con nuestra política bajo este nombre también podría ser usado en contra de los que ahora están acusados. Sabemos del afán de condenar de parte delos tribunales alemanes cuando se trata de acusaciones según el §129a y sabemos que allí a los acusados se les condena no según las pruebas sino según requerimientos políticos.
Nuestra decisión no significa un distanciamiento hacia las formas de la política militante en general, sino que es una consecuencia personal de la debacle. Seguimos convencidos de la importancia de interferir en los planes políticos y militares de los poderosos, aun con medios militantes, y de denunciar, atacar e impedir sus proyectos, donde sea posible.
Saludamos a la iniciativa del grupo K:O:L:L:E:K:T:I:V que ha retomado el tema y lo siguen consecuentemente.

6.9.95

DAS K.O.M.I.T.E.E.

27.10.2015: ¡Bernhard Heidbreder no será entregado!

La sala penal rechazó la solicitud de extradición del gobierno de Alemania.
Decisión: Declara improcedente la solicitud formal de extradición presentada por el Gobierno de la República Federal de Alemania, en contra del ciudadano BERNHARD HEIDBREDER, en virtud que no se cumple con el requisito de la doble incriminación con respecto al delito de Constitución de Organizaciones Terroristas, ya que los hechos ocurrieron en el año 1995 y para esa fecha la legislación venezolana no contemplaba el delito de terrorismo. Asimismo, los delitos de Incendio y Conspiración para Provocar una Explosión se encuentran evidentemente prescritos; y acuerda notificar a la autoridad competente en materia de extranjería y migración, a los fines de que determine la procedencia o no del inicio del procedimiento administrativo correspondiente que hubiere lugar y en consecuencia, ordena poner al ciudadano BERNHARD HEIDBREDER, a la orden del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, en calidad de detenido, por ser ese el órgano administrativo competente para determinar la condición y situación del referido ciudadano en el territorio de la República Bolivariana de Venezuela.

TSJ Decision No. 655 en breve y completo